Maria St. Goar

Maria St. Goar

31 enero 2019 Edward St. Goar Visto 4124 veces

Maria St. Goar contribuyó significativamente a la difusión de la antroposofía en el mundo anglosajón, sobre todo a través de la traducción de más de 50 libros, así como diversas conferencias y folletos. Principalmente tradujo las obras de Rudolf Steiner, pero también de Emil Bock y Sergei O. Prokofieff.


Maria St. Goar contribuyó significativamente a la difusión de la antroposofía en el mundo anglosajón, sobre todo a través de la traducción de más de 50 libros, así como diversas conferencias y folletos. Principalmente tradujo las obras de Rudolf Steiner, pero también de Emil Bock y Sergei O. Prokofieff.

Su padre, Fritz Karsch, enseñó alemán en la universidad de Matsue (JP); de él heredó su gran sentido del humor y su inclinación hacia la filosofía. Su madre, Emmela Karsch, le transmitió una profunda creencia religiosa y una seria actitud ante la vida. Durante la 2ª Guerra Mundial, Maria, sus padres y su hermana Friederun Christa Karsch vivieron en Japón.

Maria tuvo una formación institucional escolar limitada y en Japón recibió, sobre todo, clases de su madre en casa. Maria tenía una insaciable capacidad de lectura. Con 12 años comenzó a estudiar antroposofía, primero a través del Antiguo y Nuevo Testamento de Emil Bock. Finalmente acabó dominando tres idiomas (alemán, inglés y japonés), lo que fue determinante para su futuro trabajo de traductora.

Después de la 2ª Guerra Mundial, Maria Karsch se quedó profundamente conmocionada al enterarse de las atrocidades cometidas por Adolf Hitler en Alemania. En el fondo de su alma siempre había considerado Alemania como su hogar espiritual. Al término del contrato de docencia de su padre no regresó con su familia a Alemania. Trabajó como intérprete en el Tribunal Internacional de Crímenes de Guerra. En 1949 contrajo matrimonio y se fue a USA. Su primer matrimonio terminó poco después y en 1954 se volvió a casar, esta vez con Herbert St. Goar, un antiguo refugiado que llegó a USA en 1938, poco antes de la guerra. Posteriormente se nacionalizó estadounidense, sirvió hasta el final de la guerra en el Servicio secreto de la armada americana y luego trabajó como director ejecutivo en Chattanooga, Tennessee.

Maria St. Goar se trasladó a Chattanooga en 1954 y se unió a la Sociedad Antroposófica en América. La pareja estuvo junta durante casi 50 años hasta que Herbert, que la había apoyado en sus traducciones y estudios antroposóficos, murió en 2004. En esas décadas Maria St. Goar tuvo dos hijos y visitó regularmente a su familia en Alemania. A principios de los años 70 conoció a otros antropósofos cerca de su entorno. El contacto con esos miembros aislados en los estados del sureste generó una vida y trabajo en grupo en constante crecimiento.

El congreso de verano de 1975 en Spring Valley (Nueva York, US) marcó el comienzo de la carrera de traducción de Maria St. Goar. A partir de 1989 se convirtió en mediadora de la Primer Clase en Tennessee, Georgia y Alabama, donde empezó a crecer la cuota de miembros.

El fuerte carácter de Maria St. Goar y su solidaridad para con las otras personas siempre quedarán en nuestro recuerdo. Su fuerza vino del estudio de la obra de Rudolf Steiner, que ahora la acompaña a través del umbral hacia el mundo espiritual.