Ninetta Sombart

Ninetta Sombart

01 marzo 2019 Sebastian Jüngel Visto 7826 veces

Los encuentros con Ninetta Sombart siempre fueron profundos. Ella reunía en sí seriedad y humor, franqueza y honestidad; sin embargo, a veces parecía un tanto cerrada. Por otro lado era una persona sociable y le gustaba estar rodeada de niños.


A veces también se sentía sola. Nació el 2 de mayo de 1925 en Berlín (DE). Su padre Werner Sombart (1863-1941) fue profesor de economía política. Su primera esposa, con la que tuvo cuatro hijas, murió en 1920, y dos años más tarde se casó con Corinna Leon, madre de Ninetta Sombart y de un hermano mayor, Nikolaus.

A través de su madre conoció la Iglesia Ortodoxa Rusa, luego fue confirmada como protestante. En el Liceo, su talento artístico salió por primera vez a la vista, después del bachillerato comenzó a estudiar arquitectura. Tras la muerte de su padre en 1941 siguió a su madre que se había trasladado a Bad Kosen (DE), y trabajaba en un hogar para adolescentes con desórdenes de conducta. Después de la guerra dibujó retratos de soldados y trabajó como diseñadora de carteles. En 1947 se casó con el pintor paisajístico Wilhelm Bruckner. Se mudaron a Estados Unidos y formaron una familia con cuatro hijos.

Para ganar algo de dinero, empezó a pintar. Un cuadro suyo llamó la atención y generó encargos posteriores y reproducciones. Sus pinturas al estilo del realismo mágico y surrealismo lograron una gran reputación y el reconocimiento de Salvador Dalí. Cuando a principios de la década de 1960 llegó a la Clínica Ita Wegman (CH) con síndrome de fatiga crónica, comenzó una nueva etapa de su vida.

Anclaje espiritual

Ninetta Sombart se hizo directora de publicidad en la Maschinenfabrik Buss (CH); y paralelamente buscó espacios para las actividades artísticas. Después de jubilarse en 1987, se hizo pintora independiente. Desarrolló su propia técnica con pinturas de óleo y acrílicas. Una vez más, sus pinturas fueron ampliamente difundidas en forma de láminas y tarjetas postales.

A la hora de pintar, para Ninetta Sombart era más importante la verdad que la belleza, por lo cual podía ocurrir que volviera a pintar un cuadro sobre el mismo lienzo. Es conocida como pintora de motivos bíblicos y de retablos para la Comunidad de Cristianos. También se ocupó de la actualidad mundial, como se puede apreciar en el dramatismo de sus pinturas.

Ya de niña, con doce años, tuvo contacto con el famoso director rumano Sergiu Celibidache. Con él conversó sobre temas como la reencarnación, y sobre verdades como: «Las mentiras te harán invisible para el mundo espiritual, tu ángel dejará de acompañarte, y te quedarás sin él.»

Ninetta Sombart se interesó especialmente por lo que Rudolf Steiner dijo sobre religión y arte. Su biblioteca estaba llena de cuentos de hadas de todo el mundo, pero también había algún folleto de dibujos animados. Estaba estrechamente relacionada con el Goetheanum, por ejemplo en la Rama local y a través de exposiciones, así como con la Comunidad de Cristianos.


Petición Los hijos de Ninetta Sombart están buscando fotos de sus obras que se encuentren en propiedad privada. Se pide también la autorización para usarlas prestadas para una exposición.

Contacto
Philip Bruckner, Holbeinstrasse 89, 4051 Basilea, Suiza, philip@bruckner.ch

Libro
Volker Harlan: 'Ninetta Sombart. Life and work', Stuttgart 2004.
Obras
www.pinterest.ch/helenavdnest/...
Entrevista de Jonathan Stedall con Ninetta Sombart: www.youtube.com/watch?v=_8DQd3...
Fuentes Peter Bruckner y Rolf Herzog, Obituario en ‹DAS GOETHEANUM› 7/2019