Noche de vigilia en el Goetheanum

Noche de vigilia en el Goetheanum

03 enero 2023 Wolfgang Held Visto 2588 veces

Una joya engastada en calor e impregnada de vida: así apareció el Goetheanum iluminado con 52 faros y 12 cuencos de fuego, y con 2.000 visitantes en la Nochevieja del centenario del incendio del Primer Goetheanum.


Nachtwache am Goetheanum
El Goetheanum iluminado


La conmemoración de la noche del incendio en el Primer Goetheanum tuvo tres etapas. En la Conferencia precedente, la cuestión guía fue cuál podría ser la concepción futura del edificio.

A continuación tuvo lugar la ceremonia conmemorativa oficial con representantes de las comunidades y del cantón. Remo Ankli, consejero cantonal de Soleura, utilizó la imagen del ave fénix que resurge de las cenizas para señalar que en el fuego también significaba un nuevo comienzo. Samuel Rutishauser, antiguo responsable de la oficina para la conservación del patrimonio monumental cantonal, caracterizó el estilo arquitectónico de Rudolf Steiner. Daniel Urech, alcalde de Dornach, recordó el compromiso del municipio con la reconstrucción del edificio: un movimiento de tal envergadura, según la opinión del consejo municipal de entonces, debía tener el derecho a diseñar su sede central de forma acorde con su concepción del mundo. En representación del Goetheanum, Ueli Hurter y Stefan Hasler rindieron homenaje al pueblo suizo por su disposición de apoyo y compromiso con la Antroposofía.

En Nochevieja, Peter Selg situó el incendio en el contexto del siglo XX: "¡El mundo estaba en llamas!". Analizando la figura de Jakob Ott, que murió en el incendio y que probablemente fue acusado injustamente de haber provocado el incendio, Selg estableció una conexión entre el golpe del destino para todos y para el individuo.

El presidente municipal Daniel Urech

En el acto final, 52 focos, el número de semanas del año, convirtieron el Goetheanum en una joya en la noche, envuelto en un cálido resplandor. Doce cuencos de fuego, representando los meses del año, sostenían esta joya, que además recibió la energía de los 2000 visitantes. Luz, calor y vida. Christiane Haid, coorganizadora de las celebraciones, describió el ambiente de esta Nochevieja como de alegría y a la vez de reflexión. Se podía sentir un momento en el que la retrospectiva histórica se convertía en visión de lo venidero.

Los eventos de esta noche abarcaron la lectura de relatos de testigos presenciales, exposiciones, conciertos y conferencias y el visionado de Marte en el observatorio astronómico. A medianoche, en la Sala Principal, la representación de euritmia de la Piedra de Fundación de Rudolf Steiner, concentró la energía de los participantes. Por la mañana, la fiesta conmemorativa concluyó con la visión de Gerald Häfner de una nueva vida comunitaria.

Una caja de regalo de Año Nuevo

Una caja de fotos para recordar este evento, con el calor y la luz que irradian del Goetheanum. Les invitamos a usar y compartirlos con amigos y otros contactos, también para notas de prensa o para la publicación en distintos medios. Las fotos pueden descargarse a través de este enlace.

* no para uso comercial

Enlace de Dropbox


Traducción Michael Kranawetvogl
Fotos / Vídeo
Xue Li